Gestión de calidad en el laboratorio de análisis clínicos

La calidad es, en el mundo, la herramienta para dirigir un sistema de salud, reduciendo errores, administrando recursos y protegiendo los derechos del paciente, asegurando su satisfacción.

Obviamente, el laboratorio de análisis clínicos no escapa a esta racionalización, mediante el análisis de su producción, recursos, tecnología y servicios, debiendo valorar los mayores niveles de exigencia de calidad en los resultados, oportunidad en las entregas, precios razonables y excelencia en la atención.

Frente a esta realidad surge cada vez más la necesidad de adoptar estrategias adecuadas sobre el pilar básico del nivel de calidad de las prestaciones, entendiendo que la calidad de un servicio redunda en el bienestar del paciente, que debe ser el eje, centro, sujeto y objeto de la atención en salud.

Calidad total

La calidad total considera a una organización como un todo.
La calidad total no solo se refiere al producto o servicio en sí, sino que es la mejoría permanente del aspecto organizacional, gerencial, tomando a la organización como una máquina gigantesca donde cada trabajador, desde el gerente hasta el funcionario de menos rango jerárquico está comprometido con los objetivos empresariales.

Los costos de la no calidad

La no calidad se entiende como las cosas que tienen que repetirse por haber resultado incorrectas.
Surge de:

Es fácil deducir que si se determinan las causas de error y se consensúan soluciones se logra una organización con calidad sustentada en:

La normalización entendida como la acción de poner orden reporta elevados beneficios.

El principal desafío en calidad no es económico sino actitudinal y cultural, es cambiar la visión históricamente arraigada que los errores son sólo causa del accionar humano, con su sensación de fracaso y ver a la organización como una red de procesos interdependientes como si fueran eslabones de una cadena donde el más débil determina la fuerza total de la misma.

Por esto los pilares de la administración de calidad son:

- Fortalecimiento de procesos y sistemas
- Motivación a la participación del personal y el trabajo en equipo
- Toma de decisiones en base a información fidedigna
- Mejoramiento de la comunicación
- Compromiso por parte de la dirección

Conclusión

Implementar un sistema de calidad y mantenerlo no es tarea sencilla pero sí posible
Los resultados se logran cuando la calidad se incorpora a la cultura de la organización
Es nuestra responsabilidad considerar al paciente como eje, centro, objeto y sujeto de nuestro ejercicio profesional.

volver