Imprimir

Causas, incidencia y factores de riesgo

La glándula tiroides está ubicada en la parte anterior del cuello justo debajo de la laringe y es una glándula que secreta hormonas que controlan el metabolismo del cuerpo. Dichas hormonas son la tiroxina (T4), triyodotironina (T3).
La secreción de T3 y T4 por la tiroides es controlada por la glándula pituitaria y el hipotálamo, los trastornos de la tiroides pueden ser producidos no sólo por defectos en la propia glándula, sino también de anomalías de la pituitaria o el hipotálamo.

El hipotiroidismo, o baja actividad de la glándula tiroides, puede causar diversos síntomas y puede afectar a todas las funciones corporales.
El hipotiroidismo puede ser causado por la tiroiditis de Hashimoto, una enfermedad de la glándula tiroides, donde el sistema inmune del cuerpo ataca dicha glándula. Otras causas son: defectos congénitos, extirpación quirúrgica de la glándula tiroides, irradiación de la glándula o condiciones inflamatorias.
Los principales factores de riesgo son: tener más de 50 años, ser mujer, ser obeso, cirugía de tiroides y exposición del cuello a tratamientos con radiación o con rayos X.

 

Síntomas

• Debilidad
• Fatiga
• Intolerancia al frío
• Estreñimiento
• Aumento de peso (involuntario)
• Depresión
• Dolor muscular o articular
• Uñas quebradizas y débiles
• Debilitamiento del cabello
• Palidez
• Piel escamosa y seca
• Ronquera
• Períodos menstruales anormales o ausentes, Somnolencia, Abortos

En niños es común encontrar: Déficit de estatura, Suturas craneales separadas, Dientes: ausencia o retraso en la formación de los dientes

Los exámenes de laboratorio para determinar la hipo función tiroidea son:

T4 (baja) , T4 LIBRE (baja) , TSH sérica ( normal o alta) , Ac TPO (Peroxidasa) (normal o elevada)

 

Entre las anomalías de laboratorio adicionales se pueden incluir:

Niveles de colesterol altos
Niveles altos de enzimas hepáticas
Prolactina sérica elevada
Anemia

 

Medicamentos que interfieren

Amiodarona, el litio, el interferón alfa y la interleukina-2 pueden impedir que la glándula tiroides produzca hormona tiroidea en forma normal. Estas drogas pueden causar hipotiroidismo más frecuentemente en pacientes con una predisposición genética a desarrollar enfermedad tiroidea autoinmune.

 

Seguimiento

Usted necesitará medirse la TSH aproximadamente 6 a 10 semanas después de cada cambio de la dosis de tiroxina. Puede necesitar pruebas con más frecuencia si está embarazada o si está tomando una medicina que interfiera con la capacidad de su cuerpo para utilizar la tiroxina. La meta del tratamiento es alcanzar y mantener el nivel de la TSH en el rango normal. Los bebés deben tomar su tratamiento todos los días y revisar sus niveles de TSH a medida que van creciendo, para prevenir retardo mental y retraso del crecimiento.

 

Sección Endocrinología

Dra. María Ofelia Sola Bioquímica especialista Endocrinología
Dra. Ana María Reimers Bioquímica
Dra. María Gabriela Muñoz.